miércoles, 6 de febrero de 2013

OSSOBUCO DE TERNERA EN OLLA EXPRÉS

     En cumplimiento de mi súper propósito de comprar más a menudo en el mercado de toda la vida, me encontré el otro día con estas rodajas de ossobuco a 5,90 el kilo, que me llamaban desde detrás del mostrador. La verdad es que no suelo tener muy buen ojo para la carne, y miro con bastante envidia a las típicas señoras que están detrás de ti en la cola con sus ojos puestos en algo concreto, y que luego le dicen al carnicero que les ponga un poco más porque menuda pinta tiene... Es más, muchas veces he llegado a llevarme entrecot o chuletas sin apetecerme mucho, sólo porque la señora de delante aseguraba que estaba tan fresco que parecía que iba a salir andando... 
     Bueno, en este caso, aunque pregunté antes al carnicero que qué tal salía (pregunta estúpida donde las haya porque si él lo vende no te va a decir que sale malísimo y queda como una piedra), acerté de lleno. 
     Había hecho ossobuco un par de veces, una con buenos resultados  y otra no tanto, así que surfeé un poco y di con esta receta para olla rápida  del cocinero vocacional , y tengo que decir que me salió de reeeeeeeechupete. Yo le añadí un puerro y no le puse harina, sino que dejé reducir el caldo un buen rato. 
     
     INGREDIENTES:
     - 2 dientes de ajo
     - 2 rodajas de ossobuco
     - 1 cebolla grande
     - 1 puerro
     - 2 zanahorias grandes
     - 1 tomate
     - caldo (pollo, verdura, carne)
     - sal y pimienta
     
     1º Primero se doran las rodajas enharinadas en un poco de aceite y se retiran.
     2º Se sofríen los ajos laminados, la cebolla cortada en juliana y el puerro picado fino hasta que estén pochados. 
     3º Se agrega la zanahoria troceada y el tomate pelado y troceado también. 
     4º Se vuelve a introducir la carne, se salpimienta y se cubre con el caldo.
     5º Cerramos la olla y contamos 20-25' desde que empieza a salir vapor. 
     6º Despresurizamos la olla, la abrimos y sacamos la carne. Trituramos la salsa con la batidora.
    7º Si el caldo queda muy líquido, podemos engordarlo con una cucharada de maicena diluida en una tacita de agua fría, o podemos dejarlo reducir un rato a fuego medio (sin la carne). 

    Queda mejor si la carne no se suelta del hueso, pero a mí se me desprendió, quizá porque lo cociné demasiado, pero estaba taaaaaaaaaaaaaaaaan tierno, que no me importó. Seguí la propuesta del cocinero vocacional y lo acompañé de un puñado de cuscús. 
¡¡¡¡MMmmmmm!!!! Se me ocurren pocas cosas mejores para estos fríos.... 

¡¡¡FELIZ MIÉRCOLES!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario